Cuevas Batu en Malasia, el templo hindú más grande fuera de la India

12
1054
Cuevas Batu Malasia

Uno de los lugares que no hay que perderse cuando se visita no sólo Kuala Lumpur sino Malasia, son las famosas cuevas de Batu, situadas a sólo 13 kilómetros al norte de Kuala Lumpur, con lo que es muy fácil el cómo ir a las Cuevas Batu.

Una serie de cuevas y templos hindúes dedicados al dios Murugan, el dios hindú de la guerra, la sabiduría, la victoria y el amor que con una impresionante estatua erigida en 2006 custodia la impresionante subida a las cuevas. Dicho sea de paso, se trata de la estatua dedicada a un dios más grande del mundo que hace de las Cuevas Batu en Malasia, el templo hindú más grande fuera de la India.

Se dice que si unos recién casados suben por las escaleras del templo, su matrimonio estará bendecido, y aunque no sabemos si la gente o parejas que subían por las interminables escaleras eran recién casados, lo que si vimos fueron numerosos visitantes que transportaban objetos pesados, subían con niños pequeños e incluso muchas personas que subían las escaleras descalzos, todo esa gente evadiendo monos, cáscaras de plátano y turistas distraídos como nosotros.

Cuevas Batu desde el zoo de la entradaSelfie en las Cuevas Batu desde la baseInterior de la galería principal de las Cuevas Batu

Las principales cuevas se formaron hace 400 millones de años, y a pesar de que durante siglos se utilizaron tanto como refugio y como un lugar del que sacar guano de murciélago (muy utilizado para la fertilización de cultivos), no fue hasta el siglo XIX cuando las cuevas comenzaron a ser utilizados como un templo. Hoy en día, en el interior encontramos no uno, sino numerosos santuarios hindúes.

Una importante población de monos con un carácter ciertamente agresivo también han hecho de las cuevas, su refugio y hogar, sobre todo porque aquí encuentran alimento fácil, ya que roban comida de los visitantes desprevenidos, a veces de una manera ciertamente violenta, y es que éste tipo de mono con el que hay que tener cuidado es muy territorial, con lo que hay que tener mucho cuidado.

Aunque no tuvimos la ocasión de verlo durante nuestra visita, cada año, se celebran varios festivales en las cuevas de Batu. Leí algo sobre ello antes de nuestra visita, parece ser que en ciertos festivales, los devotos religiosos se perforan a sí mismos con pequeños pinchos, ganchos y lanzas.

En general, las cuevas son bastante bonitas y coronar hasta lo más alto de la enorme escalera  con sus inclinados 272 escalones sin duda vale la pena por la impresionante vista al final de las cuevas y disfrutar cómo cientos de devotos venidos de todo el mundo rinden homenaje a sus respectivas deidades.

Templo en el interior de las cuevas BatuVista de la subida a la cueva del templo en las Cuevas Batu

Entrada a la Cueva del Templo en las Cuevas BatuInterior de las Cuevas Batu

Para la visita, hay que asegurarse de llevar una falda larga, pantalón largo o pantalones (que no arrastren, ya que hay un montón de agua de la cueva), o bien se puede llevar un pareo o manto para cubrirse las piernas y no pasar calor.

También es un lugar de culto, así también os recomiendo llevar ropa que cubra los hombros. Aunque es obligatorio y está indicado, muchos visitantes ignoran los requerimientos de vestimenta. También sugiero llevar spray anti-mosquitos y usar zapatos cómodos. Respecto a la bebida, es importante llevar agua, aunque arriba en la cueva hay tiendas donde comprar.

LA CUEVA OSCURA, LA CUEVA DEL TEMPLO Y LA CUEVA RAMAYANA

Aunque la atracción principal sea el Templo de la Cueva custodiada por Lord Murugan, con un techo de más de 300 metros  de altura, la irregular ladera de piedra caliza de las cuevas de Batu tiene otras dos principales cavernas que también se pueden visitar.

Mun-Ra, custodiando la entrada a los templos y cueva de Ramayana

Mun-Ra, en la entrada de la cueva de Ramayana

Cueva Oscura

Cueva Rayamana en las Cuevas Batu
Subiendo por la inclinada escalinata hasta la Cueva del Templo, dejamos a la izquierda, poco antes de llegar a lo más alto, la entrada de la cueva conocida como Cueva Oscura; esta es sin duda la más salvaje de las tres cuevas. El tramo subterráneo de dos kilómetros alberga brillantes formaciones de piedra caliza, y es el hogar de muchas especies de animales en peligro de extinción como las arañas de la denominada trampilla de la cueva.

La cueva oscura sólo se puede visitar por turnos y en grupo allí mismo donde se asigna una hora concreta para la visita. Las visitas requieren una buena condición física ya que se requiere un poco de destreza en algunos tramos; es aconsejable llevar algo de ropa extra por si te ensucias o te mojas. El precio es muy elevado si lo comparamos con el resto de cuevas e incluso el transporte hasta aquí, ya que el precio es de 35RM para adultos y de 28RM para niños el realizar el tour por el interior de 45 minutos.

Al otro lado de un atractivo conjunto de puentes, si se va desde las principales cuevas o justo a la izquierda si hemos entrado desde el metro y tras cruzar la valla, se encuentra la cueva de Ramayana, también conocida como la Cueva de la Galería de Arte, impresionante cueva que contiene esculturas hindúes y pinturas que representan cuentos de Lord Murugan y otras leyendas hindúes; para entrar hay que pagar una pequeña cuota de 2RM por persona.

Interior de la cueva de Ramayana

Mono agresivo de las cuevas BatuInterior de la cueva de Ramayana

CÓMO LLEGAR A LAS CUEVAS BATU

La manera más sencilla, rápida y económica de llegar desde Kuala Lumpur es tomando la línea 2 de metro que sale desde la estación de KL Sentral realizando varias paradas intermedias. En fin de semana sale un tren cada 15 minutos para hacer un recorrido de unos 25 minutos por un precio de sólo 2RM por persona y viaje, donde además lo curioso de ésta línea a diferencia de otras es que hay vagones sólo para mujeres. El tema de prohibido ser cariñosos, darse besos y comer chicle es algo común para el resto de transportes de Malasia.

Ciertamente, para moverse mejor y de manera ágil por Kuala Lumpur, considero que la mejor zona para alojarse es la cercana a la estación de KL Sentral, ya que hay conexión con el aeropuerto KLIA y KLIA2, así como con los principales puntos de la ciudad, nosotros reservamos uno de los Hoteles en Kuala Lumpur fácilmente en ésta zona, y la verdad que fue inmejorable.

En la zona de las Cuevas Batu, hay muchos restaurantes y tiendas, donde la mayoría de la comida que se sirve es vegetariana pero económica. Respecto al regateo, aquí es difícil y no es posible bajar más de un 20% un precio.

 

12 COMENTARIOS

  1. Hola Alfonso!
    con todos tus post sobre Malasia y Singapur me estás ayudando mucho a preparar nuestro próximo viaje!
    Buen trabajo y gracias!

  2. ¡Qué impresionante el tamaño de todo! Me ha encantado ese toque misterioso que tienen las cuevas y la majestuosidad de las figuras. Estoy seguro que verlo en directo tiene que impresionar bastante. Un abrazo!

  3. Un lugar alucinante! Un poco kitsch, tal vez, aunque en cualquier caso impresiona el tamaño y el propio lugar en sí, al menos por las imagenes. Malasia está en la lista de pendientes, veremos cuando cae.
    Por cierto, hacía tiempo que no pasaba por aqui, menudo cambiazo. Está genial, de hecho, de lo mejor que he visto este año.
    Saludos!

  4. A nosotros también nos encantaron las cuevas Batu. Además son muy fáciles de visitar desde KL. Le hemos dedicado algunos posts a Malasia, pero ninguno a las cuevas, o sea que nos has inspirado. A ver si me pongo a ello!

  5. A nosotros también nos sorprendieron las Cuevas Batu, un lugar muy recomendable para visitar desde KL.
    Nos lo pasamos muy bien observando els comportamiento de los monos aunque hay que ir con mucho cuidado, no sólo por lo ladronzuelos que son sino por lo agresivos que se pueden poner como tú dices.
    La primera foto con los pájaros revoloteando en primer plano te quedó chulísima.

    Un abrazo

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.